Hacela tu Página de Inicio
Google

 

 

 

 

 

Comentario de Datelli

Actualizado al 22/08/2016
La nota es actualizada los días Lunes.

 

El 22 de agosto de 1951, en un acto multitudinario -el más grande que se había visto en la Argentina-, Evita tuvo uno de los diálogos más profundos y emotivos con su gente. Desde entonces, ese día ha quedado en la historia de las luchas populares como el “Día del Renunciamiento”, marcando a fuego una comunión entre esa mujer y su pueblo; lazo que, aún hoy, 65 (sesenta y cinco años) años después, conmueve en su sinceridad. Evita movilizó diciendo: “Compañeros: Yo no renuncio a mi puesto de lucha, renuncio a los honores.” Luego de  días, Eva Perón anunció por radio su decisión irrevocable y definitiva de renunciar a la candidatura a vicepresidente. El 22 de agosto quedó fijado, en la historia política argentina, como el día del renunciamiento de Eva Perón. Sobre este hecho en números, deberiamos tener en cuenta ambos  como el 32,  que era la edad de Eva tenia en ese entonces; sin embargo, el llanto, las lágrimas y el balcón también fueron muestras del azar en años anteriores. Por lo tanto, además del 32, es necesario tener presente el 65-64-61-21-43-60-51-52. El 24 de agosto es, dentro de la semana que comenzamos, un día por demás relevante. En sí, dos efemérides cruciales se producen en la historia de este día. En principio, tenemos que tener en cuenta el fallecimiento, en el año 1617, de Santa Rosa de Lima; aunque la niña fue bautizada con el nombre de Isabel, fue comúnmente conocida como Rosa (en definitiva, ese fue el nombre que le impuso en la Confirmación el arzobispo de Lima, Santo Toribio). Se cumplen 399 años de su fallecimiento y, luego de 54 años, según la fuente histórica que se tome, se produjo su canonización. Garfio suele elegir la fecha de su muerte, al ser menos popular que el 30 de agosto que todos conocen, para mostrar los números afines a ella, que se los resumo: 24-31 muy importante, 30-497 y 399 para este año. Este mismo día (24 de agosto), pero de 1933, nacía Alberto Olmedo, “El Negro Olmedo”, sin duda, uno de los más reconocidos humoristas argentinos. De estilo transgresor, participó de numerosas películas y de exitosos programas televisivos. En este caso en particular, Garfio tiene en cuenta el 74 como número clave. Drásticamente, y para tristeza de todos los que reímos a carcajadas con él, Olmedo murió, tras caer de un balcón, en Mar del Plata, en marzo de 1988. El actor estaba a meses de cumplir sus 55 años. Garfio suele rescatar los pormenores de todo lo narrado y tiene en cuenta el 55-54-11-39-56-74-33-88-78 (en este caso, la edad que cumpliría a la fecha). Algo más de 22 años sin el gran Negro Olmedo. Tenemos que relacionar, a su vez, el 75 por la profesión de actor y, si lo desea, también son factibles el 54, 55 y 56; si bien Olmedo tenía 54, Garfio suele poner el 55 y el 56, por la caída. El 26 de agosto de 1886, en la localidad de Chimpay, situada en pleno corazón del Valle Medio del Río Negro, nacía Ceferino Namuncurá. El 11 de noviembre de 2007, el enviado papal, el cardenal Tarcisio Bertone, proclamó beato a Ceferino Namuncurá, ante más de 100.000 personas en una ceremonia de beatificación en Chimpay. La fiesta religiosa se fijó para el 26 de agosto, fecha de su nacimiento. Les dejo para esta semana, el 83-82-50-74-64-43-18-19-04-21-821-751. Juegue moderadamente, no abuse en caso que la suerte esté de su lado.



 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Copyright 2000-2008 OraculoSemanal.com - Todos los Derechos Reservados